jueves, 5 de enero de 2012

"Entre el mundo y nosotros, la ruptura está claramente establecida". Antonin Artaud


Antonin Artaud  1896 - 1948
Autor francés de una vasta obra que explora la mayoría de los géneros literarios, utilizándolos como caminos hacia un arte absoluto y "total". Conocido como el creador del Teatro de la crueldad:
“Aquel que apuesta por el impacto violento en el espectador. Para ello, las acciones, casi siempre violentas, se anteponen a las palabras, liberando así el inconsciente en contra de la razón y la lógica.” El teatro y su doble.

"En el sueño, nervios en tensión a lo largo de las piernas. El sueño proviene de un desplazamiento de creencia. El abrazo se afloja. El absurdo me camina sobre los pies. Yo. Antonin Artaud, soy mi hijo, mi padre, mi madre... y yo mismo, Pero no entré en este mundo por las puertas de la matriz. Mi nacimiento ha sido una lucha horrible, una guerra espantosa, un pecado sin nombre. He nadado en un río de pus que no existía y que fue creado allí mismo y arrojado hacia mí para impedirme pasar. Y el cuerpo oscuro de esta humanidad quiso cerrar sobre mí su cicatriz cuando mi cuerpo estaba ya hecho y no había necesidad de nada ni de nadie sino de un poco de tiempo... para existir."
"La sinceridad desnuda, el despojamiento total de prejuicios, de conceptos y sistemas, me permite captar el derrumbe central del alma y transmitir mi descubrimiento. Mi experiencia personal, a través de palabras que se transforman en gritos viscerales que van más allá de las palabras. Gritos que penetran en el universo de los signos. Gritos de destrucción. Gritos de ruptura. ¡Gritos de una nueva y auténtica re-creación!"
"Dentro de diez años seré comprendido... Entonces se conocerán mis géyseres, se verán mis hielos, se habrá aprendido a desnaturalizar mis venenos, se descubrirán los juegos de mi alma.
"Entonces todos mis cabellos estarán fundidos en cal, todas mis venas mentales. Entonces se percibirá mi bestiario, y mi mística se habrá convertido en un sombrero. Entonces se verán humear las juntas de las piedras, y ramos arborescentes de ojos mentales se cristalizarán en glosarios; entonces se verán caer aerolitos de piedra, entonces se verán sogas, entonces se comprenderá la geometría sin espacios y se aprenderá lo que es la configuración del espíritu y se comprenderá también cómo he perdido el espíritu.
"Entonces se comprenderá por qué mí espíritu no está aquí, entonces se verán agotarse las lenguas, desecarse todos los espíritus, las figuras humanas se aplastarán, se desinflarán como aspiradas por ventosas secantes, y esa membrana lubricante continuará flotando en el aire, esa membrana lubricante y cáustica, esa membrana de dos espesores, de múltiples grados, de grietas infinitas, esa membrana melancólica y vítrea, pero tan sensible, tan pertinente también, tan capaz de multiplicarse, de desdoblarse, de volverse con sus reverberos de grietas, de sentido, de estupefacientes, de irrigaciones penetrantes y nocivas, entonces todo esto parecerá bien, y ya no tendré necesidad de hablar."
 "Si uno pudiese gustar al menos de su nada, si uno pudiese descansar bien en su nada y esa nada no fuese una cierta clase de ser pero tampoco la muerte completa.
Es tan duro no existir más, no ser más en alguna cosa. El verdadero dolor es sentir su pensamiento trasladarse en uno mismo. Pero el pensamiento como un punto ciertamente no es un sufrimiento.
Estoy en el punto en que la vida ya no me concierne, pero con todos los apetitos y la titilación insistente del ser en mí. Sólo tengo una ocupación: rehacerme.”