lunes, 26 de junio de 2017

Un poema

Aciertos


Que la ciencia se puede aprender de memoria,
pero la sabiduría, no, como opinaban Tristram Shandy
y Laurence Sterne, me parece cierto, como cierta
la historia que relató Pablo López:
La luna se levantó sobre el mar donde navegaban
los piratas. La luna era un plato de leche que bebía
un gato, el gato de Axelle,
y cierto eso de Ortega y Gasset:
el ciprés es como el espectro de una llama muerta,
de Dalmiro Sáenz:
El envase de nuestra idea es parte de nuestra idea,
de William Shakespeare:
¿Acaso es posible dorar el oro, pintar el lirio
o perfumar la violeta?,
de Orlando González Esteva:
Las palabras son islas
fabulosas, dispersas
en el mar del silencio,
de T. S. Eliot:
los últimos dedos de las hojas
se aferran y se hunden en la ribera húmeda,
de Yevgeny Yevtushenko:
Cae la nieve pura como
si resbalara por hilos,
y de Breyten Breytenbach:
Al mar no podemos regresar
el mar ha envejecido
muestra arrugas blancas y espuma alrededor de los labios.

Rubén L. Makinistian - Todo es prestado, 2012